Como prevenir las caries en los bebes

¿Qué son las caries?

Las caries son una enfermedad multifactorial que se caracteriza por la destrucción de los tejidos del diente como consecuencia de la desmineralización provocada por los ácidos que genera la placa bacteriana. Las bacterias fabrican ese ácido a partir de los restos de alimentos a los que quedan expuestos.

¿Qué puedo hacer para evitar las caries?

Algunos factores que pueden ayudar a prevenir caries son chequeos regulares por dentistas, una dieta baja en azúcar y dulces (incluyendo los zumos de frutas), y un buen ejemplo de los padres. Las medidas dietéticas que se deben poner en marcha para evitar las caries tienen como misión disminuir la materia prima (azúcares) sobre la que actúan las bacterias. Disminuir la frecuencia de exposición a los azúcares es más efectivo que reducir la cantidad total de los mismos. Favorece que tus hijos tomen alimentos ricos en fibra como la zanahoria o la manzana.

¿Cómo proteger de la caries a los bebés?

En los lactantes, es importante evitar el contacto prolongado de los dientes con la tetina de los biberones (o mamaderas) (no más de 15-20 minutos por toma). Y, sobre todo, evita endulzar sus chupetes con miel o con azúcar y procura que no ingiera zumos de frutas mediante biberón, es preferible hacerlo en vaso.

Calendario de embarazo, Todo sobre el embarazo

¿Qué hacer con las meriendas altas en azúcar?

Son las que mejor sabor tienen y despiertan una amplia sonrisa en su rostro, pero no son buenas para los dientes ni para la correcta nutrición de nuestros hijos. Los dulces, bizcochos, galletas y otras comidas azucaradas les encantan a los niños, pero pueden causar caries en los dientes de leche o definitivos. Las meriendas azucaradas contienen diferentes tipos de azúcar. También, algunas comidas altas en azúcar contienen mucha grasa. Los alimentos con almidón se descomponen en azúcares cuando están en la boca.

 

Medidas dietéticas

  • Tienen como misión disminuir la materia prima (azúcares) sobre la que actúan las bacterias.
  • Disminuir la frecuencia de exposición a azúcares, en lugar de reducir la cantidad total de los mismos.
  • Evitar alimentos que se peguen a los dientes (chicles, caramelos blandos) por su permanencia prolongada en la superficie de los dientes.
  • Evitar el uso de sacarosa. Utilizar, en su lugar, xilitol y sorbitol que desarrollan una flora bacteriana con menor capacidad cariógena.
  • En los lactantes, evitar el contacto prolongado de los dientes con la tetina de los biberones (no más de 15-20 minutos por toma).
  • No endulzar chupetes con miel o con azúcar y evitar la ingesta de zumos de frutas mediante biberón.
  • Favorecer la ingesta de alimentos ricos en fibra como la zanahoria o la manzana.

El cepillado de los dientes

  • Se debe iniciar en cuanto aparezcan los primeros dientes.
  • Se debe utilizar un cepillo dental apropiado para niños.
  • Se debe aplicar con una técnica correcta.
  • No es recomendable emplear pasta dental fluorada en niños menores de 5-6 años por la tendencia a tragarla que tienen a estas edades.
  • El uso de cepillos eléctricos no mejora los resultados del cepillado manual. Estarían indicados en personas con dificultades de habilidad manual.
  • Lo ideal es lavarnos los dientes después de cada vez que comamos. Si eso no es posible se recomienda se haga tras las principales ingestas, tres veces al día.
  • El uso de colutorios (enjuague bucal) puede estar indicado en pacientes que no consiguen los resultados deseados con los métodos mecánicos. Su utilización debe ser indicada por un odontólogo (tienen efectos sobre la flora bacteriana habitual de la boca y sobre los tejidos dentinarios pudiendo producir tinciones algunos de ellos).